jueves, 15 de marzo de 2012

Púrpura Agonía

Tuve un sueño en el que tú eres mi madre y yo tu hija, era extraño pero los papeles se invertían. Y a veces yo te protegía, y otras eras mi abrigo. Unida a tu placenta y tu a la mía, me alimentabas como a una criatura y yo flotaba y flotaba en ese lago rojo y cálido donde estuve segura por mucho tiempo pero no se alumbró nuestro idilio, me estanque, y tu  me aprisionaste.


Sólo la amargura de tu ser en mi vientre se posaba y me alimenté de odio y maldecía el instante en el cual nuestros sentimientos se habían unido para crear esa mórula siniestra que me ha llenado de amargura y desolación.



Pero un día no soporté más, presioné la burbuja de mi sobre-vivencia, apreté fuerte y corte con todas mis ansias el cordón que nos unía. Desde ese momento la sangre comenzó a salir de mi ombligo y a la vez del tuyo.




El nuestro era un cordel demasiado grueso y empezó a matarnos al mismo tiempo a las dos juntas.

Desnudas y destruidas, en el suelo nos miramos y con nuestras manos sangrantes nos acariciamos con cierto conformismo de los hechos. He sangrado mucho desde la despedida, he llorado por las noches buscando a mi madre, he tratado de nutrirme como ella me alimentaba pero las cosas ya no son las mismas.





Si a su lado tan solo el abrazo, tan solo una caricia, tan solo un beso me acerque a ella... de alguna manera.

Mi adoradísima madre, mi pasión es enfermiza no soportaría saber que tienes otra hija, no soportaría saber que alimentas otro cuerpo con tu dulzura.

Jamás podré imaginarme sin ti mi creadora, mi amante eterna.




Texto: Sofía Puetate
Arte: Daniel Pico:
- "Reina del Cielo" 37x29cm
-"Generación" 37x29cm 
-"s/t"  37x29cm 
 -"Disgregación" 37x29cm
-"Gestación" 37x29 cm 


jueves, 8 de marzo de 2012

s/t




I
Dentro de tu mirada regada en las luces del mar
Expandiendo tus sueños en ese cielo donde se abre la boca de tu alma
Y tu corazón se cierra al encontrar peligro en las orillas
Pero las hojas de tu árbol aún siguen en la punta de las ramas
No han caído, no se han secado.
II
Tus dedos elevados en la cima de mi ombligo,
Tus yemas rozando las líneas de mis labios,
Y el fulgor de tu sonrisa, el poder de tus ojos, me derriba, me arrebatan la cordura
Los turbios placeres de tus suspiros
Los combates de nuestros labios
Las energías de nuestros químicos provocan vibrar…
Cuando tus piernas vibran
Tu cabello se despeina
Tu lengua deja su escondite
Y nos encontramos en la cama,
Susurrando, susurrando… bajo el manto del sueño,
Bajo el manto de nuestra íntima obscuridad.

III
Las calles parecen prisiones con los caminos ya trazados
Y entre el público nuestro oxígeno se extingue,
Debemos huir al mar, donde las olas nos desnudan
Donde el agua nos acaricia la piel y nos torna parte de ella
No somos más orilla, ahora somos profundidad

Como un túnel lleno de ventanas
Nos encontramos refugiadas en la obscuridad iluminada
Navegando sin fin alguno, solo viviendo esa infinidad…

Enciendes mis deseos ocultos y personificas las imágenes, las ideas
Y cobran forma, sensaciones y placeres…
Muerdo con ansias tu boca e imagino tu cuerpo arropando al mío bajo esas noches sin tiempos.

IV
No puedo encontrar puerta de salida a este sentimiento
Porque no existe… Nuestras visiones son los jardines de tu mente, los que imaginas.
Se menciona el mar, se menciona el cielo, se menciona la infinidad…
Donde encierran al amor, el que nos sedujo hasta nuestro límite de materia,
Cuando somos el fruto de las angustias de nuestros huecos pasados,
Pero hay más, mi vida, los disparates del horizonte de nuestras uniones,
Donde no hay pensamientos, no hay sistemas, solo hay sentimientos, con dos nombres…
El tuyo y el mío,




Texto: Nelly Marriott

Arte: Daniel Pico:
"Cadenas"
21x29cm
técnica mixta

lunes, 23 de enero de 2012

Fumables

Kique tenía un nuevo amigo; un Chivo casi ciego con un largo historial de alcoholismo. El Chivo bebía: ron, aguardiente, cerveza, tequila, vodka, vino… pero recientemente había probado la base de coca, y se encontraba dentro de esa red drogadicta que hace que por un impulso se conozca más gente de similares apetitos. Y es así que dio la casualidad que Kique lo conoció orinando afuera del Hotel Amazonas

Kique era policía y hacía rondas con su amigo Chacarero. Esa misma noche vieron de lejos al borracho orinando en el hotel…

-Acompáñenos caballero – Interrumpió Chacarero la actividad del Chivo

-Con gusto oficial, disculpe mi atrevimiento…

En ese momento Chacarero recibe una llamada, dice algo a su compañero Kique  y sale a la principal. Acto seguido desaparece en otra patrulla que lo lleva con rumbo incierto

El Chivo está de pié, botella en mano y con una tola sin prender en la boca

Kique lo queda viendo:

-Que tienes ahí?? – aproxima su mano lentamente a su rostro y le quita la pistola de los labios – Donde compraste esto?

- En la calle

- Sube al patrullero


Chivo sube y mira por el retrovisor que Kique destruye el cigarrillo armado con base entre sus dedos, acto seguido se acomoda la gorra, mira en dos direcciones y sube al puesto del conductor:

-Me indicas quien te lo vendió

Chivo queda callado viendo la gente pasar. Kique intenta en vano dar con la persona, ya que el Chivo no lo recuerda

De pronto Kique se envalentona y empieza a hacer paradas violentas contra los brujos del sector. Desde el patrullero les ordena que le den los productos y a otros les quita algo de dinero…

-A ver que tienes?

-Nada jefe…

-No seas tonto, a ver , a ver dame lo que tienes rápido!

El brujo saca algo de su bolsillo y se lo da

-No se lleve mi jefe…

-No me molestes, dime donde está Belleza?

-No la he visto jefe…

El patrullero arranca y realiza a lo largo de algunos puntos, similares extorciones. Hasta que avanzada la noche llegan al exterior de lo que parece un karaokee

-Bájate!

Chivo lo hace, entran al lugar. Es un subsuelo botado, de pocas mesas, frío y solitario. Sale el dueño

-Dame una botella de Tequila y cierra la puerta

Sin decir palabra el sujeto lo hace, únicamente mira con inquietud al Chivo

El policía se retira la gorra , la chamarra, corbata… y tira todo a una mesa abandonada

-Quieres droga? – le pregunta mandón al Chivo. El Chivo lo mira en silencio sin pensar en nada en concreto; Kique saca paquetes de sus bolsillos y los arroja sobre  la mesa. Toma la botella de tequila y la abre con presteza, acerca vasos grandes…

-Sirve – le ordena al Chivo quine lo hace sin decir palabra, mientras Kique toma tabacos de la barra

-Ármalos!

El Chivo escucha atento y comienza la operación

-Sabes por qué no te llevo preso? – de pronto interrumpe Kique

-No

El policía le da otro buen vaso de Tequila, mientras le mira a los ojos

-Eres una persona educada – Hace una pausa – Con tanta mierda que tengo que ver todos los días aquí… ésa droga es tuya. Fúmala!, yo no hago esas mierdas. Salud!

-Salud - responde el Chivo y se avienta todo el vaso de un trago

-Qué bien! Eso es tomar carajo! – Kique se emociona y comienza a bailar solo con su vaso lleno…

Ya en la cuarta pistola Kique le pregunta:

-Que se siente?

El Chivo no experimenta ningún interés en la situación, cansado sigue fumando su basura:

-Nada – responde sin retirar la vista de los ojos inquietos del policía. Kique lo sigue mirando inquisitivo, hasta que finalmente extiende su mano…

-Dame un poco





Texto: Victor Eremita
Arte: Daniel Pico: "Desconocido" 21x29cm (técnica mixta)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Virago




Era un travesti alto y guapo, con un cuerpo de militar pero femenino en su masculinidad conservaba los orines de sus novi@s en frascos, fumaba Lark, y usaba medias con líneas rojas (le gustaba creerse colegiala)

Vivía en la Foch en la casa de George (una negra que parecía muchacho con una hija de 11 años que dormía con ella en una litera algo mugrienta). Su vida transcurría normal entre drogas y sexo anal, el robo al borracho, el chantaje del chapa, momentos nerviosos con su amante taxista… un buen día su novi@ se presentó sin avisar en la casa de George, fue recibido con sospecha y l@ encaminaron al cuarto de Virago (que era el nombre de nuestro Travestido) , se sentó en la cama y sintió excitación por todo lo que veía al rededor … sabía que Virago regresaría a la media noche  y l@  trataría mal, clavaría sus uñas en sus muslos y mordería su enorme clítoris con pasión caníbal al punto de arrancárselo… sintió que su vagina se humedecía cada vez más, se puso de pié en el acto y dio un paseo por el pequeño cuarto de Virago, cuando se concentró en unos frascos de plástico ordenados arriba de un closet, acercó la silla y vio su contenido: “Amalia 21 de julio del 2000”, “Belleza 18 de Agosto, 1988”, “Carmen 25 de diciembre 2010”… etc

De pronto su nombre en uno de los frascos y una fecha, “mi menstruación” pensó. Empezó a sentir celos y algo como asco de su descubrimiento, recordó que esas fechas Virago le pidió que orine en un bidel para “poder limpiarme con esa agua divina cuando tu no estés” pero había sido mentira! Virago coleccionaba orina de tod@s sus amantes, decidió que arrojaría esa colección morbosa por el inodoro, empezó a tomar los frascos uno por uno… y en medio de su afán notó que tenían números, “y esto” frenó su ira y se encumbró otra vez en la silla para palpar la superficie del closet y encontró un papel… era una guía

El maldito de Virago coordinaba fechas para que entre tod@s sus amantes beban orina, la forma de empleo era en cocteles improvisados y bebidas alcohólicas de uso diario y así el/ella había tomado orines de: Agustina, Virginia, Nicole, Tracy, Betty, Alejandra, Cherry… etc etc etc un año bebiendo orines de otras mujeres!!

De momento se abrió la puerta.

Era virago quien con los ojos encendidos l@ contempló en el suelo llorando… sacó su enorme pene y l@ violó.

A la mañana siguiente Virago le había preparado un Martini 



Texto: Victor Eremita

Arte: Daniel Pico: "Virago" 21x29cm (scratch)

lunes, 5 de diciembre de 2011

AnalGésico

   Me siento justo al frente del tipo. Los dos estamos nerviosos; Diana sale de la cocina con una botella de vino y exagerando su contoneo de caderas. Él se llama Jorge, lo sé, lo conocí en el instituto de Diana. Le gusta jugar a ser cineastas, Diana corre con más suerte, ya hizo una película y eso pocos lo logran. Jorge es algo afeminado; si el tipo me besa le parto la cara, lo pienso mientras Diana llena mi copa de vino. Jorge me pregunta sobre mis gustos cinematográficos, yo le respondo que no voy al cine;  pregunta sobre mis libros, le digo que no suelo leer. Se toma el vino rápidamente y yo lo sigo. Le arrancho la botella a Diana; la muy zorra ya está ebria y con ganas de acción. Jorge se levanta y camina directo hacia Diana, los dos sonríen estúpidamente; él la toma por la cintura y bailan con el sonido del golpeteo de la ventana contra la pared. Voy a cerrar la ventana. En el camino ponen música y se besuquean.  Me siento excluido. Lo mejor que puedo, pienso, es marcharme y dejar a esos dos que tiren en media sala, pero un impulso de descontrol me lleva a los dos cuerpos y como si quitara la cáscara de una fruta, arranco a Jorge de Diana y la beso frenéticamente. Ella tiene mucha pasión en toda su piel, se calienta de inmediato y gime como si la estuviesen matando, descuartizando. Jorge va  atrás de Diana y la apercolla contra él. Es difícil no tocar al tipo mientras beso a Diana. Él se pasea por el cuello y yo muerdo sus labios; siento el aliento pesado de Jorge y retiro mi rostro buscando una parte del cuerpo de Diana que no esté baboseada. Saco su blusa y voy hacia su pezón derecho. Lo muerdo y lo lamo, a mi lado Jorge hace lo mismo con el pezón izquierdo. Me separo de Diana rápidamente y la jalo hacia mí. La lanzo contra el sofá y me lanzo contra ella. Abro el botón de su pantalón y meto mi mano en su hendidura húmeda. La masturbo y ella saca mi pene correspondiendo el gesto. Es un momento bello. Jorge se arrodilla a un lado de ella y saca su pene. Una verga de 18 centímetros por lo menos. Maldito aventajado. Diana abre su boca y él, con un suave y casi tierno movimiento, coloca su glande en los labios de Diana. Ella lo chupa despacio y me masturba rápidamente. El rostro de Diana está cerca de mi rostro ergo, la verga inmensa de Jorge está cerca de mi rostro. Saco el pantalón de Diana y alzo mi torso, se la mato y ella ahogada con la gran verga, gime satisfecha. Tengo una erección helada, casi inservible. Ella quita sus labios del pene de Jorge y busca mis labios con una sonrisa vengativa, quiere fulminar todos mis desplantes y mi comportamiento egoísta que lo he tallado con los años de sobriedad en una ciudad donde se necesita estar drogado para poner cara de idiota y caminar por las calles con esa felicidad que irrita al sol canicular y derrocha espejismos en el alma ; pienso, cuando tengamos sexo con otra chica, besare su culo y vagina, lameré todo agujero y luego meteré mi lengua en tu boca, ¡touché!
La beso y me dejo llevar por los vaivenes del sexo. Nos levantamos los tres y subimos las escaleras. Parecemos zombies, parecemos monjes tibetanos. Llegamos al cuarto y lo primero que hago, no sé porqué, es besar a Jorge y terminar de desnudarlo. No me siento gay; me siento muy por encima del placer. Soy placer. Mientras desnudo a Jorge, él trata de manosear mi entrepierna con cautela, siento que tiembla. Diana toma la mano de Jorge y repasa sus caricias encima de mi verga que parece más inflada. Beso nuevamente a Jorge y entre beso y beso doy una lista (Rimbaud, Verleine, Durrel, Celine, Lynch, Kubric, Godard, Bolaños, Bukowski, Mallarmé, Camus, Hemingway, Ana Ajmátova, Tarkovski, Tolstoi, Sófocles, Kawabata, Sábato, Carlo Fuentes, Ambrose Bierce, Borges, Cortazar…) mientras meto un dedo en la vagina de Diana y ella masturba dos penes abatida.


   La cama no es grande. Diana está sobre mí y Jorge hace lo suyo atrás; todo viaja con lentitud. Los gemidos hacen eco, las respiraciones son anquilosadas, como serpientes mutiladas; el espesor de nuestros sudores es ácido en los labios; emanamos un hedor a estiércol y jazmín; parece la amalgama perfecta. Siento mi pene explotar y me corro dentro. Jorge sigue dándole por el culo durante un minuto o dos más hasta que lanza un alarido decepcionante, torpe, simulado, y me hace reír, y embadurna de semen el ano de Diana y mis muslos.

   Los tres nos recostamos hacinados, y colmamos al cuarto de silencio. Jorge es el primero en irse, no da explicaciones, solo se viste y se despide. A mí me da su mano y a Diana la besa en la mejilla, suplicante y esperanzador de que todo quede en el abismo de la memoria; yo susurro un pasaje mientras él se evapora por el marco de la puerta “No hay mayor dolor que recordar tiempos felices, desde la miseria "




Texto: Jo-c Deux
Arte: Daniel Pico:
1.-"Trío" 35x29cm (Técnica Mixta)
2.-"Trío porno"  35x29cm (Técnica Mixta)
3.-"Fantasma" 21x29cm (Tintas sobre cartulina)
4.- "Decadencia" 21x29cm (Tintas sobre cartulina)

martes, 29 de noviembre de 2011

Natividad



su lengua
pequeña estrella embustera
vigila los excrementos de dios

ella mira desfilar los falos erguidos
que masturban sus ansias
frente a clavos
y maderos

su mano hambrienta
entra en su vagina
como si espiara
la coraza
que cubre su  castidad
y gime
desmenuzando
los huesos
que han sido sus muletas

apagará la luz el ebrio augurio
que profetiza
su cuerpo aniquilado
y sus vellos entre los molares
de la afeitada criatura

María tendrá un hijo
dice el ángel
y ella aprende a fingir sus lágrimas
frente a una cruz
que también
es su húmeda cárcel


Texto: Jo-c Deux
Arte: Daniel Pico. "Descomposición/María y la Cruz" 35x29cm (Automático, Tintas, collage sobre cartulina)



martes, 27 de septiembre de 2011

Deambuló



Eucaristía de caricias azules,
ingiere el mendigo y su limosna
alimentando sus nutrias apacibles
que alucinan el psicodelico peregrinaje.

Levanta junto a él, al sol y su abanico
liberando las hojas a las amacas del viento
posando su miga, su gota, su rocío inmenso
en su lengua sedienta y su cerebro andrajoso.

La dama de misterios dorados
la niña de juegos fulminantes,
experimentan la ansiedad y desesperación
en el ávido hambriento, otra vez.


Texto: Zeuqram

bmena@costra.ec

Arte: Daniel Pico. "Nocturno" 21x29cm (Automático, Tintas sobre cartulina)

jueves, 22 de septiembre de 2011

Hálito


al diablo con las sendas discretas

veo llantas abrazadas del fuego

que bajan por tus muslos


bésame en la frente

y despídete de mis secretos

cuando el gorrión

con su pico de navaja

golpee tu vagina


todos los hambrientos

nos llevamos a la cama

las sobras del tiempo

y tu nos ves consumirnos en tu cigarrillo

que también es un aplauso

en la boca de un tigre


respira con las branquias de tu sexo

los sucios canales de nuestras bocas

son el albergue de peces muertos


al diablo con las sendas discretas

cobijaré tus ojos con mi semen

y te dejaré dormir junto a mis pesadillas

en el esbozo insano

que mis dientes rasgan




Texto: Jo-c Deux

josedeux@gmail.com

http://josedeux.blogspot.com/

Arte: Daniel Pico. "Hálito" 35x29cm (Automático, Tinta sobre cartulina)

lunes, 12 de septiembre de 2011

Valhalla



A la luna dormida en la mañana,

a la noche ausente de luz,

a la mirada indiferente,

hemos descendido el talud.


A la aurora alada,

a sus riveras y cuencas,

a los aromas del bosque,

hemos encendido los cirios.


A la tierra fértil,

a la mar y sus sales,

al cierzo viento,

y a sus hambrientos comensales.


A de ser la hora,

en que los postigos se habrán

y con ella, la respuesta del juicio

en contra de la vírgenes aliadas.



Texto: Zeuqram

bmena@costra.ec

Arte: Daniel Pico. "Einherjar" 21x29cm (Automático, Tintas sobre cartulina)